Netflix series

Reseña de La casa de las flores (Netflix, 2018)

La introducción

Cuando se anunció que Manolo Caro realizaría una serie para Netflix, llamada La casa de las flores, genuinamente me emocioné debido al talento que tiene Caro para crear excéntricas fantasías en lo acomodado de la vida en México. Sus entregas están llenas de color, música, títulos rimbombantes y, lo más importante, abrazan una inclusión de la comunidad LGBTQ que necesitamos todos los días.

El pasado viernes por fin se estrenó La casa de las flores, siendo primera serie creada por Manolo Caro, pues antes había enfocado su carrera solamente al cine y teatro. El elenco está encabezado por la gran Verónica Castro, Cecilia Suárez, Aislinn Derbez, Darío Yazbek Bernal y Arturo Ríos, incluyendo a Juan Pablo Medina, Sheryl Rubio, Claudette Maillé y Lucas Velázquez.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿De qué va?

Los de La Mora son una familia rica, aparentemente perfecta y acostumbrada a aparecer en la portada de las revistas de sociedad. «La casa de las flores» es su negocio familiar, una bonita florería ubicada en Las Lomas de la CDMX. Todo cambia para ellos cuando la amante del padre es descubierta muerta en el salón de la florería. Engaños y sucios secretos comienzan a ser expuestos, pero la matriarca (Verónica Castro) hará todo por mantener la reputación de su familia.

Como dijo Lorde: «Our only wish is melodrama»

Yo creí que estábamos cansados de las telenovelas, pero me doy cuenta que solo estamos cansados de la manera en que Televisa y Tv Azteca las hacen. Netflix ha logrado lo que esas televisoras no han podido: reinventar el género. Y es que es innegable que este melodrama tiene bastante de telenovela, ¡vaya, hasta incluye a una reina de las telenovelas, como lo es Verónica Castro!

Y no estoy diciendo que La casa de las flores sea una telenovela con afán de desvirtuarla. De hecho, estoy celebrando lo contrario, una evolución en la manera de realizar el género. Hace un mes todos hablábamos de Luismi, ahora todos hablamos de La casa de las flores, series que de entrada tienen muchísima mejor factura que cualquier novela mexicana. Televisa y Tv Azteca deberían tomar nota.

Veronica-Castro-Casa-de-las-Flores-2

Mis cosas favoritas

Lo que más me gusta de Manolo Caro es la imaginación que tiene para crear personajes simpáticos. Aquí es notorio que los personajes de Verónica Castro y Cecilia Suárez son los consentidos y yo no tengo ningún problema con ello, incluso estoy de lado de la gente le divirtió el acento de Paulina (lle-vo to-do el fin ha-blan-do a-sí).

El diseño de producción es otro acierto para mí. Yo sí soy fan de estos mundos artificiales llenos de colores bonitos que envuelven a la historia en un ambiente armonioso.

Lo malo

Mi eterno problema con Manolo Caro es la pretensión. Así me la restriega en la cara con la frase que pone al principio. Pretende ser profundo cuando en realidad no lo es. La historia es chistosa innegablemente, pero con un humor no muy inteligente que digamos, perdiendo cualquier crítica que pudiera hacer sobre la doble moral o la gran variedad de temas que aborda.

En algunos episodios el ritmo cae estrepitosamente y las situaciones se repiten (juntar dinero). Además, los diálogos no son muy buenos y no salen bien de las bocas de los actores (no todos). Tal vez le exigieron a Manolo crear a fuerza trece episodios, no lo sé, pero menos hubieran estado mejor.

Sobre Julián de La Mora (el personaje de Darío Yazbek Bernal), opino que es un poco injusto el trato que recibe su arco. Manolo Caro asoma algunos temas como discriminación y terapias de choque, pero ese personaje nunca está en verdadero dilema: es una persona acomodada, ha sido infiel por más de 5 años, no trabaja, piensa solo en él, su novio incluso sabe que es infiel y lo permite. ¡Su mayor problema es solamente lo que la gente de Las Lomas diga! Creo que no está correctamente abordado.

Y cuando en teoría “aprende la lección” suena como un niño chiflado que quiere a su novio de regreso solo porque sí. Por otro lado, me preocupa que como publico seamos muy condescendientes al juzgar la actuación de la gente guapa con buenas nalgas.

En resumen

Me gustaría decir que ojalá Manolo Caro hubiera hecho una película de La casa de las flores, pero está padre que explore otros formatos, espero que lo haga mejor en la segunda temporada. Lo mejor de todo es la voz de Cecilia Suárez, pues no se toma tan enserio su personaje y está en el tono de humor que prefiero de Manolo Caro. No metería mis manos al fuego por su trabajo, pero su estilo me parece comercialmente muy divertido.

DkcFP1_XgAUn600

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s