Ficciones

El destino transmutado (Relato)

Basado en una historia real

Dicen que cuando uno se opera la nariz, su destino cambia. Eso es lo que dicen, pero quien sabe si sea cierto. Una de mis preocupaciones era principalmente el dolor. No el dolor durante la cirugía, porque obviamente me ponen anestesia, sino el dolor que viene después en la recuperación. La idea de poder respirar mejor era algo que me animaba a hacerlo. Que me entrara la cantidad de oxígeno que normalmente debe entrar y que mis pulmones lo agradecieran.
No sé si el destino ya estaba escrito, no sé lo que iba a pasar. Lo que sí sé y que estoy seguro, es que el destino no está escrito y que cada uno lo va definiendo de acuerdo a las acciones que hace, se opere la nariz o no. Eso da igual.
A veces no entiendo porqué la gente es tan supersticiosa y cree que porque se les cruzó un gato negro frente a ellos, que porque pasaron por debajo de una escalera, que porque un espejo se les rompió o que abrieron un paraguas dentro de la casa, les va a traer mala suerte. Yo varias veces he pasado caminando por debajo de escaleras en la calle, he abierto paraguas adentro de una casa y de manera involuntaria se me han aparecido gatos negros, y no creo que me vaya a pasar algo malo. Sea como sea, cada quien sabe en qué creer y eso se respeta porque de una u otra forma el destino siempre cambia.

FIN

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: