ficciones

Una noche después del trabajo (ficción)

@jncarl0s

Cuando llegó al paradero del bus ya había demasiadas personas formadas. Le gustaba viajar en transporte público, pero odiaba el horario punta, y ese día todavía más por que había olvidado sus audífonos. Esperaría a que se desahogara el servicio.

Se sentó en una fría banca del parque, no lejos del paradero, y comenzó a observar a las personas, pero estaba seco de ideas para inventarles vidas (uno de sus pasatiempos favoritos). Maldijo por haber olvidado los audífonos. Levantó la mirada al cielo gris, cerró los ojos y respiró profundamente. La fina y fría llovizna se sentía tan bien. Vaya que estaba cansado ese día.

Cuando abrió los ojos, le vio. Se notaba que era alguien a quien le gustaba la moda y definitivamente tenía buen gusto. Le dio la sensación de que todas las prendas habían sido perfectamente escogidas para denotar algo de desaliño. El rubio cabello le caía perfectamente enredado por la espalda. Tal vez iba a una fiesta después de la oficina, o tal vez en esa oficina todos vestían así. Maldijo de nuevo, hoy definitivamente no tenía imaginación para inventarle vidas a las espaldas desconocidas que aguardaban el bus.

¡Lo que no se esperaba era que se sentara a su lado! Había tantas bancas y la suya estaba mojada por la llovizna. Tal vez quería algo… tal vez era como ese comercial en el que animaban a la gente a a hablar con desconocidos y tal vez al conocerse iniciaban el negocio de su vida o se hacían grandes amigos….

Continuará.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s