Ficciones

Horchata (Relato)

Por Artur.

Después de caminar por un buen rato, era necesario tomar un descanso. Recordé que había una cafetería que me gusta mucho cerca de ahí, a pesar de que yo no soy un chico de café, sino más bien de té, es lo bueno de esos lugares en los que tienen una gran variedad de bebidas para ofrecer.

Entré al establecimiento y jalé la puerta, porque así lo decía la calcomanía pegada en el vidrio. Vi varias mesas negras de madera que estaban siendo utilizadas por diversas personas, desde los millenials y hipsters hasta las señoras pirruris y los señores que tienen su periódico abierto entre las manos. Me acerqué a la caja para leer el menú, no sabía que elegir, aunque al final me fui por la decisión más fácil, “lo de siempre”. Elegí una horchata caliente para calmar esa tos que llevaba ya por varias semanas, le di mi nombre al cajero, pagué y esperé a que pronunciaran mi nombre para ir por la magnífica bebida.  Después de casi dos minutos, escuché mi nombre provenir de los labios de un extraño, me acerqué a la barra y tomé mi bebida. Había una mesa desocupada, pero no quería tener que compartirla con una silla vacía, ya que no quería imaginar quien podría estar ahí en un universo paralelo.

Me fui directo a la sección de los forever alone, es decir, la barra con los bancos, ahí podría estar solo con mi soledad y un montón de extraños a mi lado. Me senté en el banco de un brinco. Mis pies colgaban de él, ya que no tengo una gran estatura, aunque si fuera al sur de México podría ser considerado alto. Nunca he tenido problema con mi estatura, o bueno, quizas si, al elegir los pantalones correctos. Sentado ahí en la barra vacía y de espaldas hacia la gente dentro de la cafetería, me puse a observar a través del cristal a la gente que iba caminando sobre la calle. Habían muchas personas caminando rapidamente y en diferentes sentidos. Casi todas iban vestidas de la misma manera, muy formales. ¿Por qué caminaban tan rápido? ¿Porque la vida es muy corta y hay que aprovecharla al máximo? Bebí un sorbo de mi horchata y miré hacia el lado derecho y ahí fue cuando los vi.

Una pareja se encontraba caminando muy lento tomada de la mano, sobresalían entre la multitud que fluía como el agua en el mar, rápido y fuerte como una ola. La pareja iba sonriendo y riendo. Comencé a sentir un poco de envidia porque eso era algo que yo quería y no tenía. Bebí y bebí de la horchata para llenar ese estómago en el que habían mariposas revoloteando, ese líquido me iba a ayudar a ahogarlas y no sentir nada, ya no quería sentir y necesitaba que esos sentimientos se esfumaran por completo. La pareja se perdió de vista y yo comencé a sentir el vaso más ligero. Bebí el último sorbo pensando en las malas elecciones que había hecho en el amor y que quizás el problema era que lo había buscado en los sitios equivocados.

Bajé del banco de un brinco, caminé directo hacia la salida y arrojé el vaso en el bote de basura. Me acerqué a la puerta para salir y la empujé, porque eso era lo que decía la calcomanía. Salí del establecimiento y me quedé parado, sumergido en mis pensamientos mientras la puerta se cerraba detrás de mi. Ese era mi problema, no me gustaba romper las reglas, las calcomanías de la puerta me habían ayudado a entenderlo. ¿Por qué no empujarla en lugar de jalarla o viceversa? ¿Tenía miedo de que la puerta se enojara conmigo por hacerlo mal? ¿Por qué pedir siempre lo mismo? ¿Por qué no atreverme a pedir otra cosa? ¿Por qué irme por lo fácil? ¿Por qué quería ahogar las mariposas y no sentir nada? ¿Por qué era tan negativo en el amor? ¿Yo atraía lo negativo? ¿Tenía algún tipo de patrón que seguía al elegir a las personas con las cuales salía? ¿Acaso es tan difícil encontrar a la persona correcta o que la persona correcta nos encuentre? ¡Pinche horchata ¿qué fue lo que le echaron?!

Caminé sin sentido y vi a la pareja otra vez. Una mariposa comenzaba a salir de su capullo dentro de mi estómago. Me queda claro, es imposible huir del amor.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: