ficciones

Adoración

Por @joshtaverita

¿Alguna vez has amado a alguien hasta el punto de considerarlo Dios mismo? He aquí un pequeño pensamiento de cuando yo lo hice.

Crees con una sonrisa arreglarlo todo, que con una palabra tuya me desmorono, que si pronuncias mi nombre te venero y si desnudas tu cuerpo te adoro.
Eres sacramento obligatorio, mortal ascendido al trono desde donde gobiernas con lujuria los impíos deseos de un cuerpo carnal y a voluntad destruyes la esperanza que alimenta mi frugal alma.
Eres la hermosa revelación de un reino celestial que no se inmuta si me ve luchar contra el mar que he derramado, pudieras partir las aguas en dos pero has decidido dejarme ahogado.
Eres la más bella divinidad, a la que de rodillas rezo por piedad y con fervor suplico pose sus ojos misericordiosos en mi, pues ¿qué es mi cuerpo sino tu pan? y ¿qué es mi sangre sino tu vino?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s